Formación y Tareas del Servicio Doméstico


 

LIMPIEZA DEL HOGAR

 

Tener un esquema de cómo se limpia una casa, por donde empezamos, que hacemos a diario, y que cosas se hacen de forma puntual, es fundamental para que todo funcione de forma adecuada, además debemos saber como tender, planchar o como utilizar los distintos electrodomésticos.

 

 

VENTILAR LA CASA

 

Es muy importante que la casa este bien ventilada, con 10 minutos basta y si se puede ventilar todo a la vez mejor para que haya corrientes, si no abrir cada habitación antes de empezar a hacerla.

 

SALÓN

 

Ordenar: Empezamos ordenando todo bien, vaciamos las papeleras y se limpian los ceniceros. Ahuecar los cojines del sofá y butacas.

 

Polvo: Se pasa el polvo a marcos, muebles, adornos, libros, etc. Es mejor pasarlo con un trapo especial para polvo o un plumero “atrapa-polvo”, el plumero tradicional lo usamos para las partes altas. El polvo se pasa siempre de arriba abajo.

 

Suelo: Lo limpiamos con el producto adecuado en función del suelo que tenga la casa. Primero barremos o pasamos el aspirador y luego la fregona o la mopa.
 

 

DORMITORIOS

 

Ordenar: Empezamos ordenando todo bien, vaciamos las papeleras y se limpian los ceniceros. Se ordena la ropa que haya fuera de las armarios si esta sucia la llevamos al cesto de ropa sucia y si no la colgaremos donde corresponda. Las zapatillas de estar por casa y loa zapatos también se guardaran en su sitio. Si hay juguetes se recogerán teniendo en cuenta el juego al que pertenecen

 

Camas: Hacer las camas sin ninguna arruga y con las sabanas bien remetidas.
 

 

Las camas, pueden estar compuestas de dos tipos de ropa:

 

1.Sábana de abajo, sábana de arriba, funda de almohada, mantas y colcha.

 

2.Sábana de abajo, funda de almohada, edredón y su funda.

 

3. Funda nórdica: Sábana de abajo, funda de almohada, edredón y su funda.

 

En el caso de que las camas sean del tipo 1, la sabana de arriba se dobla sobre la manta y a eso se le llama embozo que debe ser de unos 30 cm y esta donde acaba la almohada. Ahuecar las almohadas.

 

En cada familia nos dirán cada cuanto se cambian las sabanas
(generalmente suele ser cada semana).

 

 

Polvo: Se pasa el polvo a marcos, muebles, adornos, libros, etc. Conviene pasarlo con un trapo específico o un plumero “atrapa-polvo”, el plumero tradicional lo usamos para las partes altas.

 

Suelo: Lo limpiamos con el producto adecuado en función del suelo que tenga la casa. Primero barremos o pasamos el aspirador y luego la fregona o la mopa.
 

 

EL CUARTO DE BAÑO

 

Limpiar la bañera, o plato de ducha:

 

Empezamos frotando la bañera o plato de ducha con el producto adecuado y una esponja específica para el cuarto de baño, se aclara con mucha agua y se seca bien con un trapo limpio.

 

Limpiar el lavabo y el bidet: El lavabo y el bidet se limpian igual que la bañera.

 

Limpiar el retrete: Para el interior se utiliza un desinfectante, (lejía, amoniaco…) limpiar con una escobilla y dejar actuar, luego se tira de la cadena para eliminar el producto. El exterior se limpia con un paño y el producto elegido para la bañera y lavabo y luego se aclara, no olvidar las tapas, la cisterna y el pie.

 

Limpiar la cisterna: Una vez al mes se debe limpiar el tanque ya que en sus paredes y suelo se acumulan bacterias, se frota con una escobilla y algún producto desinfectante y se tira de la cadena.

 

Limpiar la grifería del baño: Cuando estén limpios los sanitarios empezamos con los grifos que después de limpios  deben secarse con un trapo para evitar las huellas de cal. Si hay algún recoveco al que no llegamos es muy útil usar una escobilla pequeña (como las que se usan para limpiar biberones).

 

La pared: Pasar un paño humedecido en desinfectante con olor agradable.

 

Limpiar la jabonera: Limpiarla con agua caliente y una esponja, después aclarar. Si tiene muchos restos dejarla un rato en agua.

 

Limpiar espejo y mampara: Se limpian con un limpia cristales.

 

Encimera y baldas: Pasarles un trapo húmedo o con producto en función del material del que estén hechas.

 

Limpiar suelos: Por último el suelo que lo barremos primero y luego  pasamos la fregona con el producto elegido.

 

Papel Higiénico: Comprobar siempre que hay papel higiénico.
 


 

LA COCINA

 

Cacharros de cocina: Limpiar, ordenar y colocar los cacharros.

 

Horno: Es conveniente limpiarlo después de usarlo, para ellos es suficiente utilizar un paño húmedo con bicarbonato. Si tiene grasa incrustada, calentar el horno y limpiar con un quita-grasas. Las rejillas se pueden lavar a mano o en el lavavajillas.
 

LOS FOGONES

 

Si son de gas: Retirar los quemadores y las tapas superiores, que se limpian a mano en la pila y limpiar la base con quita-grasa, secar y volver a colocar.

 

Si es vitrocerámica: Se limpia en frío usando una rasqueta y el producto adecuado siguiendo las instrucciones del mismo, cuando ya esta limpio queda fenomenal si lo limpiamos con un trapo y cristasol.

 

Limpiar el alicatado: Pasar un paño con algún desinfectante y aclarar después, se puede usar agua templada con un chorro de amoniaco y lavavajillas. Para que brillen aclarar con agua y unas gotas de vinagre blanco y pasar un trapo seco.

 

Limpiar el extractor: A diario pasar un trapo húmedo después de cocinar y una vez al mes hay que quitarlas. Las rejillas que actúan de filtro y limpiarlas con desengrasante a mano o meterlas en el lavavajillas.

 

Luces de la cocina: Se limpian en apagado y en frío con Cristasol o alcohol de quemar.

 

La encimera: Antes de limpiarla debe estar despejada. Utilizar un producto adecuado al material del que esté hechas ya que algunas son más delicadas que otras.

 

Los armarios: Por fuera limpiarlos a diario con un trapo húmedo y cuando estén peor limpiarlos con un desengrasante o agua templada con amoniaco y un chorrito de lavavajillas. Por dentro una vez al mes conviene vaciarlos y limpiarlos con un trapo húmedo para que no aparezcan insectos.

 

 

ELECTRODOMÉSTICOS

 

No solo hay que procurar mantener limpia su carcasa exterior, sino que también se limpiarán las puertas por dentro, las juntas de caucho, etc. y regularmente  limpiarles los filtros.

 

Porque no todos los electrodomésticos son iguales, cada marca tiene unas características diferentes y es importante saber como funcionan los de la casa en la que trabajamos para que no ocurra un desastre. Aun así hay una serie de pautas comunes que no debemos pasar por alto.


 

Lavadora:

 

Antes de meter la ropa en la lavadora hay que verificar cuidadosamente los bolsillos e inspeccionar las prendas en busca de manchas que se tratarán antes del lavado.
 

Lavaplatos:
 

No ponerlo sin saber como funciona... cada modelo es diferente.

 

Es muy importante colocarlo todo de forma ordenada.

Si la suciedad está muy incrustada conviene aclarar la vajilla primero.

Evitar utilizarlo para plata, vajilla y cristalería fina.

 


 

Frigorífico:

La nevera ha de estar siempre limpia y ordenada.

 

Se debe dejar un poco de espacio entre los alimentos y las paredes de la nevera para que corra el aire frío y conserve mejor los alimentos. Procurar meter los refrescos que se tomen habitualmente en la casa para que siempre haya fríos.

 

Dos veces al año se debe sacar la nevera de su hueco, desenchufarla y limpiarla por la parte de atrás.
 

 

ZONAS COMUNES: HALL, PASILLOS, TERRAZA, ETC.

 

Ordenar: Habrá que colocar las cosas que se encuentren fuera de su sitio, así como papeleras o ceniceros si los hubiera.

 

Polvo: Se pasa el polvo a marcos, muebles, adornos, etc.

 

Suelo: Lo limpiamos con el producto adecuado en función del material que lo componga. Primero barremos o pasamos el aspirador y luego la fregona o la mopa.
 

 

PUNTUALMENTE

 

La Plata:

Cada dos o tres días se le pasa un trapo y cada mes se debe revisar si está sucia y limpiar con un producto específico, siguiendo las instrucciones del mismo.

 

Libros:

Dos veces al año vaciar las librerías y limpiar los libros uno a uno con un trapo ligeramente humedecido. Cuando se pase el polvo en casa pasarlo también a los libros con un plumero y con mucho cuidado.

 

Cristales:

Hay que estar pendiente en todo momento de los cristales, limpiarlos mínimo una vez al mes y después de llover. En el mercado hay productos adecuados para limpiarlos, quedan muy bien con agua templada y amoniaco, si en lugar de un trapo usamos papel de periódico.

 

Muebles:

Se limpian todos los de la casa una vez a la semana con un producto especial para madera. Asiduamente les pasamos el polvo.

 

Televisiones, dvd, cadena de música:

Al cristal de la televisión se le pasará un limpia cristales una vez cada 15 días, es muy importante no olvidarnos del polvo de estos pequeños electrodomésticos, acumulan mucho.

 

Puertas, Zócalos, Marcos, tiradores y pomos:

Hay que limpiarlos al menos una vez al mes, puede que mas si en la casa hay niños. Con agua y amoniaco nos quedarán perfectos, a los pomos de las puertas se les puede pasar el trapo húmedo de haber limpiado los cristales.

 

Radiadores:

Acumulan gran cantidad de polvo y pelusa por lo que hay que estar pendiente de ellos y limpiarlos al menos una vez al mes durante el invierno.
 

Cristalería y Vajilla:

La vajilla y cristalería que no se usa con regularidad, si no para ocasiones, debe estar siempre limpia, por lo que conviene lavarla una vez al mes.
 


 

CUIDADO DEL MATERIAL DE TRABAJO.
 

Es extremadamente importante,
ser cuidadoso con la higiene del material de trabajo.

 

Las escobas se deberán limpiar cada vez que se utilicen, tirando las partículas, pelusas, etc. a la basura y una vez al mes, dejar a remojo con agua y amoniaco.

 

Los trapos, bayetas etc., se limpiarán regularmente utilizando lejía para desinfectar. La fregona también se limpiará en su cubo con agua y lejía. Además es fundamental mantener las bayetas para limpiar el cuarto de baño separadas de las de la cocina.

 

Los pequeños electrodomésticos que utilizamos en las tareas diarias como la plancha, el aspirador, la batidora, etc., deben estar siempre en perfecto estado.
 

 

COMO TENDER LA ROPA

 

Las pinzas para colgar la ropa dejan marcas por eso conviene colocarlas en las costuras o en los lugares que menos se noten.

 

Hay que evitar que dos prendas de distintos colores se toquen mientras están húmedas, la más oscura podría manchar a la más clara.

 

La ropa debe estar el tiempo justo en el tendedero, si está más tiempo del necesario se deterioran los colores y se reseca la ropa dificultado la plancha, pero si se descuelga húmeda tomará mal olor.

 

Para proteger los colores, conviene colgar la ropa de color del revés.
 

 

Las camisas, se tienden con las mangas hacia abajo y bien extendidas.

 

En el caso de pantalones y faldas, se tienden de la cinturilla, al igual que la ropa interior. Los calcetines, siempre de uno en uno y al lado de su pareja.

 

Los jerséis de lana y prendas delicadas se tenderán sobre una toalla encima de dos o mas cuerdas.

 

Sabanas, toallas y manteles se han de tender dobladas por la mitad procurando que estén lo mas estiradas posible para facilitar la plancha.
 

 

PLANCHA

 

Se consiguen mejores resultados si se plancha la ropa un poco húmeda.
 

 

Si las prendas están muy secas pueden rociarse con un poco de agua  antes de empezar a planchar. Si se plancha nada más destender se ahorra trabajo.

 

Conviene planchar en la dirección del tejido. Para que no salgan brillos en las prendas de lana, abrigos, pantalones y faldas de vestir hay que colocar encima de la prenda un paño de algodón humedecido.

 

Las camisas se comienzan a planchar por puños y mangas, luego el cuello y el canesú (pieza superior de la camisa o blusa a la que se pegan el cuello, las mangas y el resto de la prenda.) para terminar con la espalda y los delanteros.

 

Los pantalones y faldas. Se empieza primero por el revés y luego repasar por el derecho con un trapo húmedo para que no salgan brillos. Es mejor empezar por la parte alta o de la cintura.

 

Los polos y jerséis se colocan en la tabla de planchar en su forma original y se planchan suavemente para no deformarlos.

 

Para hacer la raya central de los pantalones hay que enfrentar las costuras de las perneras, alisarlas y marcar cuidadosamente las líneas de los extremos. Nunca se debe hacer raya doble.

 

Por último, tener en cuenta que de nada servirá planchar bien si no se guarda la ropa con cuidado en el armario.
 

 

Algunos consejos sobre como planchar los tejidos:

 

Seda. La plancha debe estar templada, y se dará una rápida pasada, pudiendo utilizar algo de vapor. La prenda se pondrán del revés para evitar brillos.

 

Lana. La plancha debe estar caliente, se puede dar más de una pasada rápida, y se puede utilizar algo de vapor.

 

Algodón, Lino y tejidos similares. La plancha debe estar caliente, y debemos utilizar algo de vapor para humedecer la prenda.

 

Poliéster. Plancha templada, a temperatura media, procurando dar pocas pasadas.

 

Nylon y otras fibras acrílicas. Utilizar la plancha templada.
 

 

TÉRMINOS BÁSICOS DE LA COCINA ESPAÑOLA

 

Por último, pienso que es importante para cualquiera que vaya a estar entre fogones, comprender lo que allí se habla, resulta muy útil conocer estos términos a la hora de preparar  una receta sacada de un libro, o del recetario familiar.

 

Aquí algunos de los mas comunes.
 

Adobar: Preparar en crudo carnes y pescados, dejándolos cubiertos en aceite, sal, ajos limón o vinagre, cebollas, zanahorias, perejil y especias.

Ajete: Ajo muy tierno que aún no tiene cabeza.

Al Ajillo: Salsa a base de ajos, guindilla y aceite. Se emplea para condimentar distintos alimentos como angulas, gambas, pollo, etc.

Al Vapor: Cocer en vapor con o sin la aplicación de presión.

Al dente: Término usado para indicar el punto de cocción de la pasta, el arroz o las verduras que deben estar tiernos, pero conservando cierta consistencia.

Aliñar: Condimentar con aceite de oliva, sal y vinagre o limón.

Amasar: Trabajar la masa estirándola y revolviéndola, doblándola y redoblándola sobre sí misma.

Asar en la olla: Cocer un pedazo grande de carne en cazuela a fuego lento.

Baño María: Método que consiste en poner el alimento a cocer en un recipiente que, se introduce en otro más grande con agua caliente, sin dejar que ésta llegue a hervir.

Cocer: Hervir un alimento en agua o caldo.

Condimentos: Aliños para alimentos como sal, pimienta, azafrán, hierbas y especias.

Desengrasar: Retirar la capa de aceite y grasa que queda encima de una salsa o guiso con la ayuda de una cuchara.

Empanar: Envolver un alimento con pan rallado y huevo antes de freír.

Gratinar: Tostar en el horno la parte superior de un alimento preparado, cubierto previamente con pan rallado o queso rallado y mantequilla.

Grumos: Bolas que se forman en las harinas, sopas u otras sustancias cuando no se revuelven lo suficiente, o se cuecen mal.

Guarnición: Se le denomina así a lo que sirve para adornar o acompañar los platos; las hortalizas, verduras, patatas etc.

Hornear: Cocinar en el horno.

Hervir: Cocer un alimento en un líquido a temperatura de ebullición.

Juliana: Técnica de cortar las verduras en tiritas finitas.

Macerar: Ablandar un alimento durante un determinado tiempo en un líquido, con el fin de que esté más tierno y se impregne del sabor del líquido de la maceración. El líquido de la maceración se utiliza después en la elaboración de la salsa.

Punto: Grado justo de cocción o sazón de un alimento.

Rebozar: Envolver un alimento con harina o y huevo antes de freír.

Reducir: Continuar cociendo una salsa, caldo o un líquido para que vaya perdiendo agua y se espese.

Rehogar: Dar vueltas sobre el fuego vivo en la sartén o en la cazuela a ciertos alimentos para que empiecen a tomar color antes de añadir el caldo o salsa.

Saltear: Es cocer vivamente alguna cosa, sin caldo alguno, haciéndola dar saltitos por medio de movimientos impresos al mango para que no se pegue o se tueste.

Sazonar: Condimentar un alimento para darle aroma y sabor.

Sofreír: Freír ligeramente un alimento a fuego moderado.

Trabajar: Remover durante cierto tiempo, las salsas, masas y pastas, con una cuchara, para hacerlas lisas o trabadas.

Trinchar: Cortar las aves por su coyunturas y dividirlas en trozos, bien para servirlas así o como preparación para guisarlas.

Tamizar: Pasar una salsa o un producto por un colador.

Untar: Humedecer la superficie exterior de las comidas durante su cocción, para evitar que se sequen, mejorar su sabor y su apariencia.
 

 

Y para finalizar:

Algunas sugerencias practicas, para no seguir preguntando, como se hacen las comidas más frecuentes del hogar:

 

1º. Tomar nota de las recetas que más gustan a la familia y aprenderlas rápidamente:

 

2º. En Desayunos, Comidas niños y adultos

 

3º. De Meriendas

 

4º. Y en Pastelería y bollería.

 

Y esto es todo:

                    Confío haberle sido de alguna utilidad, no obstante, si usted desea conocer mas, o aportar alguna cuestión -con certeza enriquecedora para mi-, le estaré muy agradecido.
 

Cordiales saludos.

© 2017

1623984