La importancia de nuestra imagen.


 

Este modesto post, se lo dedico a mi querida y amada hija Ana Mª que pronto cumplirá 18 añitos: y a resaltar la importancia que tiene en nuestras relaciones, tanto laborales como personales, la imagen que proyectamos a los demás; comenzaré haciendo referencia a una frase del gran escritor inglés Oscar wilde, quien decía...

 

“No hay una segunda oportunidad, para una primera impresión”


 

La primera impresión que se lleva alguien de nosotros, es crucial para definir el cauce que tendrá la posible relación que allí se inicia.


 

Desde la postura corporal, los gestos, la higiene, el vestuario, el cabello ... todo forma un conjunto, junto con otros valores más personales que no tienen nada que ver con el aspecto físico.


 

Es decir, no solamente las personas altas, esbeltas y atractivas dan una buena imagen, pues afortunadamente, existe otro tipo de belleza que no radica solamente en los aspectos físicos de una persona; por ejemplo; ser educado, inteligente, amable, no tiene nada que ver con la belleza física, pero da una buena imagen de usted; nuestra actitud, los zapatos que utilizamos, la pulcritud de nuestra indumentaria hablan de nuestra personalidad; por tal motivo, es fundamental que cuidemos todos los detalles, y mostremos una imagen armónica, que contemple tanto la parte física, como nuestra calidad humana.


 

Piense que, al igual que nos preparamos cuando nos hacemos una foto, igualmente, o incluso mas, deberemos cuidar nuestro primer encuentro; no olvide que será la foto instantánea que van a tener de usted: La retina la grabará, e incluso esta primera impresión puede cambiar a lo largo del tiempo; pero de forma inicial, la primera imagen es lo que se queda grabada en la mente.


 

Por tales motivos, y aplicándolas a una entrevista laboral, me permito marcarle unas pautas a seguir a la hora de presentarnos, recuerde que la primera impresión es la mas importante de todas, ahí la otra persona se dará cuenta de quienes somos, y que ofrecemos.

 

Criterios de suma importancia.

 

Hay que caminar con naturalidad y seguridad de lo que queremos, apenas entremos al lugar de la entrevista, es importante mirar a los ojos de la otra persona o del entrevistador, ese contacto visual es lo que a el le transmite esa seguridad de que realmente somos personas serias y responsables, si se nos dificulta mucho mirar a los ojos, hay un secreto profesional llamado “el tercer ojo”, el cual queda situado en el medio de ambos ojos, si miramos a ese punto fijamente se nos facilitara la comunicación con la otra persona.

 

 

Las primeras palabras:

 

Siempre se ha dicho que, una imagen vale mas que mil palabras, pero eso no significa que lo que digamos y como lo digamos no sea importante, hay que tener en cuenta que las primeras palabras son muy relevantes ya que estas le transmitirán al entrevistador, la confianza y seguridad que usted ofrece; en la mayoría de los casos es el saludo, por ello es importante que al momento de saludar al entrevistador, usted le sonría cordialmente, y a su vez, le estreche la mano firmemente (si ese es el saludo acostumbrado): Las palabras deben decirse con fuerza y seguridad de quien es usted, y de porque está en esa posición, o cual es su ofrecimiento: Haga gestos naturales al hablar, y sobre todo articule y vocalice bien.

 

 

Afortunadamente, cada vez más personas adquieren conciencia de la importancia de su imagen como filtro iniciador, comprendiendo que nuestra imagen, más que una apariencia física, es una herramienta estratégica, para alinear la comunicación verbal hacia su objetivo profesional: No debemos olvidar, que estamos totalmente inmersos en la cultura de la imagen, por lo que es el primer examen, necesitamos ver la imagen; si no se pasas, adiós contacto, adiós proyecto…

 

 

Para ser exactos, la primera impresión consiste en un 55% lo que ves, un 38% cómo lo ves, y un 7% lo que dices… El contenido, efectivamente, carece de importancia en los primeros instantes. Pero incluso después puede pasar que el contenido falle a consecuencia de una mala dicción, de fallos en la voz… Eso nos demuestra que el lenguaje no verbal, ocupa un lugar predominante en el primer juicio que hacemos a las personas:

 

 

Los profesionales en recursos humanos afirman que, a los 3 minutos de entrevistar a una persona, ya tiene una decisión tomada sin ver el currículo…

 

¿Qué le parece?

 

 

En un primer encuentro la imagen es el factor clave, tenemos esos 3 minutos (quizás menos), para pasar el examen. Cualquier detalle puede arruinar una oportunidad; suciedad; dejadez en el vestir, postura inadecuada, mal olor o perfume exagerado.

 

 

Una vez pasado el primer examen pasamos a conocer más en profundidad a una persona, a entender cuál es su marca personal, y a asimilar qué valor o valores, nos puede aportar.

 

 

Su marca personal.

 

¿Cuál es su marca personal?

 

 

Tres minutos, y a veces 30 segundos, es el tiempo en el que formamos nuestra primera impresión sobre alguien, etiquetándola seguidamente (justa o injustamente), sólo por lo que nos transmite su apariencia exterior: No podemos negadlo; la imagen siempre va por delante; es lo que primero se ve de nosotros, y por tal motivo, provoca en los demás un conjunto de opiniones, sensaciones y percepciones.

 

 

Le propongo un ejercicio clarificador al respecto: Pregunte a sus amistades o conocidos, que es lo que pensaron de usted cuando le conocieron, y luego, analice si realmente su imagen transmite su intención, pues le puede resultar de gran ayuda, conocer aquellas cualidades de imagen que proyectamos a los demás, para saber si comunicamos lo que realmente somos.

 

 

El elemento más potente de nuestra apariencia física es nuestro captador de imagen.

 

 

Esa parte que destaca, que “brilla” por si misma, y que nos caracteriza por encima de las demás.

 

 

Dicho captador puede ser parte de nuestra imagen de forma innata o podemos crearlo.

 

 

           Pero…

                  … ¿De qué nos sirve potenciar, o crear un captador de imagen?


 

Es sencillo, es una herramienta que nos ayuda a ser más memorables, es útil para ayudarnos a reforzar aquella cualidad que queramos destacar, e incluso nos sirve para gestionar mejor nuestra primera impresión.
 

 

Hagamos un paseo por la historia, para analizar algunos de los captadores de imagen más famosos.
 

El pelo de Einstein: siempre será el pelo de un genio

-Eduard Punset, es otro genio, que luce un pelo muy parecido-

 

Las gafas de Woody Allen: intelectualidad y diseño

 

El bigote de Dalí: creatividad y arte

 

El lunar de Marylin: pura feminidad

 

Los ojos de Liz Taylor: Únicos.

Siempre será recordada por, la bella de los ojos violeta

 

Los labios de Angelina Jolie:

Al oír su nombre... ¿Quién no piensa en sus voluptuosos labios?

 

La nariz de Adrien Brody: Personalidad.

No sería el mismo, si cambiara su particular nariz.

 



¿Y usted?

 

 

Por último:

 

         No deseo terminar sin puntualizar que, cuando hablo de imagen personal, me estoy refiriendo también a la vestimenta; la risa, el tono de voz, la higiene, la cortesía, la educación, etc, lo demás son accesorios que nunca debemos descuidar; por lo que es fundamental, mantener coherencia con los canales de comunicación que utilizamos, al transmitir cualquier mensaje: apariencia exterior, tono y modulación de la voz, gestos e indumentaria; y aunque hay sus excepciones, pues ya conocemos el dicho “las apariencias engañan”, pues sucede que, cuando alguno de los elementos no armonizan con el resto, provoca en el oyente el dilema de, creer en lo que escucha... o en lo que ve.

 

Insisto..... Sea....

 

 

Nunca olvide, que..

No existe una segunda oportunidad, para causar una primera impresión.

 

 

NOTAS ESENCIALES

 

Apreciado lector/a: así como la ignorancia, nos pone zancadillas en nuestro andar; el conocimiento nos permite descubrir el camino.

 

 

Por tal motivo, en esta modesta web, he optado por enmarcar la profesión de Mayordomo, en un contexto más amplio, intentando mostrar la autonomía de su actividad, pero señalando al mismo tiempo sus limitaciones, pues siempre he pensado, que una perspectiva general de esta profesión, no se consigue exclusivamente impartiendo conocimientos que aborden sus distintas áreas funcionales; -como ya hemos visto- gestión de presupuestos y personal, seguridad, gastronomía, contabilidad, etc; ya que la asignatura más crítica de este humilde programa, será siempre, aquella que ensamble y dé sentido, al resto de las materias más funcionales; por ejemplo; el trato con personas con títulos nobiliarios: La organización de almuerzos; preparación de maletas, orden y distribución interna de un armario; enología, tabacos, despensa y bodega, preparación y servicio de cócteles; presentación de puros habanos, y un sinfín de episodios, que enfrentan a diario los Mayordomos-Administradores del hogar; asistentes personales, y Mayordomos en hoteles o Resorts:


 

Sin olvidar algo tan importante y necesario, como es, la correcta planificación, y el análisis en profundidad, de algo tan fundamental como es; el plan general para el Mantenimiento Integral de un hogar familiar, en sus diferentes ciclos; Preventivos, Correctivos y Edilicios.


 

Por otro lado: Cuando se trabaja para señores con un alto patrimonio o poder adquisitivo, me refiero “no solo” a personas UHNW (Ultra high net worth) -un acrónimo utilizado en banca privada, para designar a personas con decenas de millones en los bancos- el Mayordomo/Administrador, igualmente deberá tener la suficiente agilidad mental, para cambiar su sistema de referencias habituales al iniciar una nueva actividad, adactandose de forma brillante y creativa, a las exigencias de los cambios imprevistos, proporcionando a su vez, una respuesta inmediata que abarque temas de su vida de gestión.

 


 

Haciendo referencia a este hecho - no se si acertadamente, o no-, me viene a la memoria una antigua leyenda que decía algo así...

 

 

Cuenta una antigua leyenda, que en la Edad Media, un hombre muy virtuoso, fue injustamente acusado de asesinato:

 

El culpable era una persona muy influyente del reino, y por eso desde el primer momento, se procuró hallar un chivo expiatorio para encubrirlo.


 

El hombre fue llevado a juicio y, al ver la farsa montada, comprendió que tendría escasas oportunidades de escapar a la horca.

 

El juez -evidentemente confabulado-, se cuidó muy bien de mantener todas las apariencias de un juicio justo; por eso le dijo al acusado... 
 

Conociendo tu fama de hombre justo, voy a dejar tu suerte en manos de Dios. 


Escribiré en dos papeles separados, las palabras 'culpable' e 'inocente'.

Tú escogerás, y será la Providencia la que decida tu destino.

 

Por supuesto, el perverso funcionario había preparado dos papeles con la misma leyenda... Culpable!!

 

La víctima, aun sin conocer los detalles, se dio cuenta de que el sistema era una trampa; así que cuando el juez lo conminó a tomar uno de los papeles, el hombre respiró profundamente y permaneció en silencio unos segundos con los ojos cerrados.

 

Cuando la sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos, y con una sonrisa, tomó uno de los papeles, se lo metió a la boca, y lo engulló rápidamente.

 

Sorprendidos e indignados los presentes, le reprocharon.

-Pero, ¿qué ha hecho?.... ¿Ahora, cómo diablos vamos a saber el veredicto?

 

-Es muy sencillo replicó el acusado.

Es cuestión de leer el papel que queda.. y sabremos lo que decía el que me tragué.


 

Con refunfuños y una bronca muy mal disimulada, debieron liberar al acusado, y jamás volvieron a molestarlo.

 

 

Moraleja:

Sea creativo; cuando todo parezca perdido, use la imaginación.

No olvide que en los momentos de crisis, solo la imaginación es mas importante que el conocimiento.... Así afirmó Albert Einstein.


Cabe sugerir que... por más difícil que se nos presente una situación
...
... nunca dejemos de buscar la salida!!

 

Cordiales saludos.

 

© 2017

1623980